Publicada en

Reseña del juego de mesa Canción de Hielo y Fuego

Canción de Hielo y Fuego el Juego de Miniaturas

Canción de Hielo y Fuego el Juego de Miniaturas es la última apuesta de la editorial CMON (Cool Mini or Not) en un campo al que no nos tienen acostumbrados: los “wargames” de miniaturas. No estamos ante un juego de tablero donde las piezas son miniaturas, como Zombicide. Este es un juego de guerra sin tablero, donde cada jugador controla un ejército compuesto por diferentes tipos de unidades que maniobran por una mesa decorada con maquetas escénicas que reproducen en tres dimensiones un campo de batalla. Es una experiencia visual que supera con creces al juego de mesa mejor ilustrado.

¿Cómo se juega a Canción de hielo y fuego?

El meollo de las novelas, y de la serie de televisión, es la lucha de las diferentes casas de Poniente por el Trono de Hierro. Intrigas, traiciones y puñaladas de todo tipo aderezadas con batallas y mucha sangre.

Aquí cada jugador lucha por una casa, reclutando una mesnada de figuras para enfrentarla a la de su oponente. Primeramente escogerá la casa y dentro de ella qué personaje será su general. El juego básico incluye a los Stark y los Lannister, con algunos de sus líderes mas representativos como Robb Stark o Jaime Lannister. Cada general tiene sus diferencias tácticas para añadir variedad al juego.

Junto a cada general se escoge un cierto número de tropas dependiendo de la partida, normalmente entre 5-8 unidades de diversos tipos de infantería, caballería, personajes y demás. Para cada tipo de unidad hay una tarjeta de referencia donde figuran todas sus reglas y características de juego. Tanto unidades como personajes están perfectamente diferenciados y capturan la esencia de las casas de Poniente. Cada casa dispone además de una baraja de cartas tácticas que puede usar a lo largo de la partida y que reflejan su trasfondo y sus características, así como la personalidad del general escogido.

Las unidades se representan con una base de movimiento sobre la que situamos las miniaturas individuales de los soldados que la componen.

Como es habitual en los juegos de batallas con miniaturas, el vencedor es quien obtenga mas puntos de victoria destruyendo unidades enemigas o cumpliendo los objetivos que plantea la partida.

Las reglas básicas son claras y sencillas: los jugadores se alternan activando sus unidades de una en una. Una vez activada, la unidad puede escoger entre varias acciones como maniobrar, correr, retirarse, cargar y atacar. El movimiento y el alcance de los proyectiles se determina en pulgadas, con una regla que viene incluida en el propio juego. Las reglas de maniobra y sobre todo el pivotaje de los bloques de tropas se han simplificado respecto a otros wargames de este tipo para facilitar el aprendizaje y agilizar las partidas. Igualmente, los ataques cuerpo  a cuerpo o con proyectiles se resuelven con un sencillo sistema de tirada de ataque contra tirada de defensa. A medida que las unidades sufren bajas, vamos retirando miniaturas.

La gran innovación de este juego es la posibilidad de incluir en nuestro ejercito a personajes no combatientes que no van a desplegarse en el campo de batalla sino en un tablero accesorio que representa las intrigas y maquinaciones tan características del Juego de Tronos. Con ellos podremos acceder a diferentes habilidades y modificadores para decantar la batalla a nuestro favor.

 

Conclusiones de Canción de Hielo y Fuego

Canción de Hielo y Fuego el Juego de Miniaturas destaca por dos factores que lo hacen ideal tanto para el aficionado a los wargames en sí como para los fans de Juego de Tronos:

  • Las mecánicas son ágiles y sencillas pero no sacrifican el factor estratégico. Esto hace que sea ideal para introducirse en el mundo de los wargames de miniaturas y permite que una partida se pueda jugar en un espacio y un plazo de tiempo razonables. Con eso se supera una de las grandes trabas de estos juegos.
  • La diferenciación de unidades y personajes, las barajas tácticas. el tablero de acciones… Todo contribuye a darle a las partidas una ambientación 100% Juego de Tronos. Esto no es un reglamento de batallas medievales con nombres sacados de los libros para aparentar, esto es un juego de batallas entre las casas de Poniente, tal cual.

Y encima las miniaturas son de altísima calidad. ¿Qué esperáis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.